7 oct. 2012

Conoce a los Megaquirópteros

 Si pensamos en murciélagos, seguro que nos vienen a la cabeza los vampiros (o Batman...), nos imaginamos a los murciélagos como seres horribles, que te muerden, te absorben la sangre y te transmiten la rabia... vamos, que no le vemos nada positivo... pues ese es un gran error. Ni nosotros, ni nuestra sangre forma parte de la dieta de ningún murciélago, son insectívoros (se alimentan de insectos) o frugívoros (se alimentan de fruta), otros prefieren a pequeños vertebrados y finalmente, solo hay tres especies que se alimentan de sangre (no tiene porque ser sangre humana), así que no hay nada que temer... tampoco son animales que viven siempre en las cuevas lo más alejado posible de nosotros... es cierto, que en general, suelen vivir alejados de los humanos y salen a buscar alimento por la noche, pero también se les puede ver por las ciudades (su vuelo es similar al de la golondrina). Los murciélagos, son los únicos mamíferos con la capacidad de volar (podría decirse que son como un ratón con alas), son totalmente ciegos y se guían gracias a los sonidos que emiten, estos rebotan y le ofrecen la imagen de todo lo que hay a su alrededor (lo mismo pasa con los cetáceos y su sónar).


http://www.lareserva.com/home/fimage/murchaf.jpg
Zorro volador filipino (Megachiroptera)

Me gustaría hablarles sobre los Megaquirópteros (Megachiroptera) se trata de los murciélagos más grandes que existen, son frugívoros y se encuentran en zonas tropicales de África, Asia y Oceanía. Existe una teoría, propuesta por Jack Pettigrew en 1986, que dice que estos murciélagos (también conocidos como zorros voladores) forman parte de la familia de los primates debido a varias cosas que tenían en común. En 1989, se creó la teoría de que estos murciélagos, son descendientes del mismo grupo que los primates, solo que esta especie, se adaptó a la vida en las ramas más altas, evolucionando hasta tener alas. Sin embargo, un análisis de ADN descartó por completo esta teoría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario